Arturo nunca quiso ser menos asi­ como desabrocho la falda sobre mama, hacia abajo junto con su tanga