El primer transito para vencer la circunstancia de abuso psicologico seri­a captar las senales