En el momento de de atar, bien nunca somos lo que eramos