«Mis amigas en el paritorio y no ha transpirado yo en Tinder», la decepcionante pericia sobre la bilbaina