Si el espasmo mujeril autentico se origina en el cuello del utero, seri­a porque las fibras musculares, firmemente apretadas como deciamos antes, deben ir aflojandose, extendiendose, relajandose, de oleada en oleada, cuando la chica va a dar a luces, para abrir la paso de salida del feto.